GiD. El pre/post procesador definitivo

A la hora de realizar análisis computacionales de elementos mecánicos, a menudo se hace necesario una buena gestión de la introducción de todo tipo de datos sobre el modelo, así como un tratamiento adecuado de los resultados obtenidos en el cálculo estructural. En este sentido, pese a que la gran mayoría de programas comerciales incorporan estas funciones, en algunas ocasiones resulta más sencillo recurrir a software específico que permita, de una manera simple, realizar este tipo de operaciones. Uno de estos programas es GiD.

Logo GiD Implantes Cristian Estévez Ingeniero Mecánico

GiD es un pre y post procesador universal de interfaz intuitiva, plenamente adaptable a cualquier código de simulación, que nos permitirá realizar múltiples tareas; desde la definición de la geometría hasta la visualización de resultados, pasando por la discretización del modelo. Su punto fuerte radica en su carácter multidisciplinar, que se evidencia en su capacidad de comunicación con todo tipo de software de métodos numéricos.

Los formatos de entrada y salida, que hacen posible la comunicación con GiD, son totalmente personalizables, y es posible iniciar y controlar el proceso de cálculo desde la misma interfaz del programa. Esto permite que, una vez realizada la integración se puedan utilizar las herramientas que GiD pone a nuestra disposición, simplificando el proceso de análisis notablemente.

La integración con cualquier solver se puede realizar de una manera sencilla, mediante archivos xml, siendo GiD el responsable de generar la información útil para nosotros, como usuarios del código de simulación. Además, en este sentido, GiD cuenta también con una amplia variedad de extensiones que facilitan su interconectividad con algunos programas, simplificando todavía más si cabe la comunicación.

Si eres ingeniero o tienes un estudio de ingeniería éste es tu software…

Debemos tener en cuenta que el verdadero valor de este software sale a la luz cuando lo consideramos como una plataforma intuitiva donde poder unificar varios códigos de simulación en un único entorno, lo que sumado a su gran soporte técnico, permite reducir considerablemente los costes de implementación derivados del desarrollo de un código propio de conexión entre software diferente.

Como hemos visto, GiD presenta enormes ventajas, pero ¿a quién va dirigido?

Dado su mencionado caracter multidisciplinar es ideal para su uso en centros de investigación y universidades, pues facilita el desarrollo y utilización de nuevos códigos de cálculo numérico. No obstante, considero que si eres ingeniero o tienes un estudio de ingeniería, donde debes utilizar varios programas de cálculo, éste debe ser tu software, en términos de integración y unificación del mismo.

Al margen de si es aconsejable o no utilizarlo (que ya te digo yo que sí) no cabe duda de que es una fantástica opción para aquellos que quieran iniciarse en el uso de métodos numéricos para simulación de una manera simple e intuitiva, eliminando controles excesivamente avanzados en el control y definición de malla (aunque ésta puede importarse también desde otro software).

En definitiva, GiD es un pre y post procesador que comprende ciertas ventajas a considerar, con lo que se postula como una alternativa real en la integración entre códigos de simulación.

Página Web de GiD | Obtén una licencia gratuita